La gran distancia que hay entre lo que se dice y lo que se hace

En la web corporativa de Kutxabank, entidad resultante de la fusión de BBK, Kutxa, Vital y Caja Sur, aparece en primera página, como colofón al “Somos más” de presentación, el

Y vamos más lejos.
Pero siempre contigo. A tu lado. Con más profesionales y más recursos para atenderte.

Pues bien, esta es la declaración solemne. Experiencia vivida ayer en la Sucursal 0279, sita en la calle Telletxe, número 36, en Algorta, Vizcaya. Dos puestos de atención al público, al igual que antes del 1 de Enero de 2012, fecha de la fusión. De los dos puestos, uno estaba cerrado, ya que la persona responsable del mismo, que estaba en dicho puesto de trabajo, debía de tener otros trabajos más urgentes que atender al cliente, ya que ni se dignó a mirar a la cola de más de 8 clientes que esperábamos pacientemente el turno. La directora salió de su despacho, pero se fue hacia otro lado de la oficina sin preocuparse en absoluto de los clientes. Ante esta situación me fui. La pena es que no se fueron todos.

Esta es la realidad más frecuente de la relación entre proveedor y cliente. Se hacen proclamas solemnes, que hasta se contratan a quienes las crean, pero luego en la práctica diaria es todo lo contrario. Seguro que si mañana tienen problemas la culpa es del maestro armero y el presidente y toda la cúpula directiva, además de unos sueldos mareantes, cobrarán unas indemnizaciones por los servicios prestados.

Mientras que lo que se diga no sea lo que realmente se sienta, aparecerán estos casos tan patéticos. Y mientras el cliente se resigne a ser un ATM, le seguirán tratando con esta desfachatez.

 

Sin comentarios | Leído 105 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *