Una realidad para la reflexión

Tan sólo el 30% de los clientes, en el caso de un producto o servicio importante para esos clientes, prefiere tener varios proveedores, a fin de conseguir un precio mejor. Si se descontasen aquellos que responden así porque creen que es lo profesional, se estaría fácil en que un 80% de los clientes buscan algo más en un proveedor que el interés mercantil. Y ese algo tiene un componente emocional que la empresa rechaza de plano. Mientras exista ese rechazo se seguirá intentando comprar la repetición del cliente, lo racional, en lugar de merecer su fidelidad, lo emocional. Cuando desciendan las ventas porque los clientes se van a otro proveedor que, por favor, no se ponga a la crisis como justificación.

Sin comentarios | Leído 64 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*